The Beer Hunter

No, no... Ese Michael Jackson no.
El otro: el blanco, famoso que recorrió el mundo por su talento...
Bueno mejor te lo aclara este Link The Beer Hunter
Ecribió infinidad de artículos en revistas y numerosos libros sobre cervezas, cata y producción de cerveza.
Ya que lo nombramos te cuento que dice en el comienzo de una de sus obras "El Libro de la Cerveza"

Nunca pida “una cerveza”

A nadie se le ocurre pedir en un restaurante “un plato de comida, por favor”. Tampoco se pide simplemente “un vaso de vino”, sin especificar, como mínimo, si se quiere blanco o tinto, dulce o seco, y quizá de aguja o no… cuando el humor de las personas les hace decidirse a cambiar de la uva al grano, lo más frecuente es que pidan “una cerveza”, o como máximo una determinada marca, sin pensar si es la más adecuada para su disposición de ánimo o el momento.
Lo que los británicos denominan plonk y los americanos jug wine ( vinos sin marca) están, a menudo, bien hechos, pero únicamente hacen referencia a la procedencia de la uva. Todo el mundo sabe que hay “buenos vinos”, pero pocos saben que la cerveza puede ser igualmente variada, compleja y noble.
El vino no nació con su propio vocabulario; se fue generando posteriormente con la colaboración de escritores como Saintsbury y Simon, Lichine y Johnson. Cualquier escritor especializado en vinos que haya disfrutado de una cerveza, y la mayoría lo han hecho, podría confirmar que unas son más secas, otras más dulces; esta con mucho cuerpo, aquella más ligera; unas con sabores que recuerdan al de las peras o al de las naranjas, otras al del café o al del chocolate. No es un lenguaje difícil. Cualquiera que tenga interés en los sabores de las comidas y las bebidas posee, como mínimo, ligeros conocimientos de dicho lenguaje, y éste es el mejor sistema para apreciar la cerveza. Los productores de vinos y los cerveceros utilizan, con frecuencia, términos químicos más sofisticados que, sin embargo, no me parecen los más adecuados para definir la bebida como un placer.



Muchas veces me preguntan si bebo vino, como si la cerveza fuera una prisión en lugar de un parque de recreo. La respuesta es que hay días en que no lo bebo, nunca pasa una semana sin que lo haga. Independientemente de lo que se considere en relación con otros placeres, no es necesario ser monógamo en la elección de la bebida. La cerveza se consume en mayor cantidad que el vino, pero no se le conceden los debidos honores. Dentro de mis posibilidades, quisiera poner remedio a esta injusticia.
La utilización de la cerveza
Aquellos que beben únicamente las cervezas más convencionales no comprenden que hay diferentes tipos, adecuados para cada estado de ánimo, momento o propósito.
Algunas personas beben cerveza para emborracharse, si bien es un sistema poco eficaz… El uso más frecuente de la cerveza es como bebida social… Una cerveza social no debe ser demasiado fuerte, y requiere un toque de sequedad del lúpulo para que resulte apetitosa. Otras personas beben para apagar la sed. Las cervezas de trigo o las ales ácidas belgas… las Lager normales se utilizan también con este fin, pero no son tan adecuadas por ser demasiado dulces y con exceso de gas: llenan demasiado.
Cualquiera que haya tenido un duro día de trabajo sabe que una cerveza puede resultar muy regeneradora… lagers oscuras, ales suaves, o bien una stout de las más cremosas.
Algunas cervezas despiertan el apetito y otras son muy adecuadas para acompañar la comida…



.

No hay comentarios.: